Fobia a los petardos !

Información del producto

 Mi perro se vuelve loco con los petardos !

 

Se acerca San Juan, un año más, y con su celebración las consiguientes preocupaciones de los propietarios de perros que tienen pavor al ruido de los petardos presentando los síntomas típicos de las fobias: salivación, jadeos, temblores, micción, defecación, conductas de fuga, destrucción, etc..

Se recomienda el uso de la acepromacina (Calmosedan) como calmante y/o preventivo ante éstas situaciones y, si bien en muchos casos ha ayudado bastante por sus efectos sedantes, hoy queremos recomendarlo como segunda opción o en casos extremos, siempre con el fin de buscar lo mejor para nuestra mascota.

La mayoría de veces somos nosotros (los propietarios) los causantes de las sensibilizaciones de nuestros perros, por supuesto no intencionadamente. De la misma manera también podemos ser nosotros quienes consigamos hacerles pasar este trago de una forma más llevadera.

¿Que podemos hacer?

Una parte del tratamiento podría ser desensibilizar al animal exponiéndolo gradualmente al estímulo. Cuando éste condicionamiento operante se dificulta o es demasiado lento podemos recurrir a los fármacos para ayudar al perro a estar relajado mientras recibe el aprendizaje.

Durante la exposición al estímulo premiaremos al animal delante de toda conducta tranquila, sirviéndole nosotros mismos como ejemplo de apaciguamiento, ignorando su comportamiento de miedo y sin castigarle bajo ningún concepto. Si tenemos varios animales en casa y es el más dominante el que más nervioso se suele poner deberemos separarlo del resto para evitar que los demás se «contagien». Por otro lado, si el que sufre la fobia es subordinado, le hará bien mezclarse con dominantes que no reaccionan ante los estímulos estresantes.

Tanto durante el tratamiento previo como durante las horas críticas (desde que empiezan a oírse los petardos hasta que se calma el ambiente) proporcionaremos a nuestro animal distracciones lúdicas y tranquilizadoras (juguetes, música relajante a bajo volumen..) en una habitación previamente preparada para él (a ser posible en la que él suele descansar) unos días antes con comida, los mencionados juguetes, y un producto a base de feromonas que encontraremos en el mercado bajo el nombre de «Adaptil«, que se presenta en forma de difusor eléctrico (como un ambientador pero sin olor) y que debe permanecer encendido dentro de una habitación para que las feromonas de apaciguamiento que libera (y que no son percibidas por el olfato) hagan efecto sobre el perro. Una de las ventajas principales de usar éste producto es que no es un sedante, con lo que el animal puede seguir respondiendo a cualquier estímulo sin sufrir una obligada relajación muscular ni somnolencia; hace que se modifique la percepción del estímulo, ayudándole a verlo menos amenazante; y al día siguiente no le ha dejado secuelas, hecho que molesta y preocupa bastante a los propietarios.

Este difusor debe permanecer encendido días antes de los días críticos e incluso días después para «sellar» el recuerdo de que no ha habido ningún peligro. En actividad dura un mes.

Pero si lo preferimos existe la misma feromona de apaciguamiento en forma de collar, también «Adaptil«, con lo que podemos estar tranquilos, y el perro también, si sale de su habitación e incluso fuera de la casa si lo queremos sacar a pasear, si prefiere esconderse en la bañera.. etc.

Otro sistema de control del stress es mediante un complemento nutricional como el Zylkène, cuyo principio activo es la alfa-casocepina y de la misma manera que Adaptil su molécula hace que los cachorros se relajen después de mamar. En el caso de los perros adultos éstos se relajan de forma natural. En cuanto al día de San Juan, deberemos administrar éstas cápsulas como mínimo una semana antes a dosis normal, pero si empezamos uno o dos días antes le podemos dar tranquilamente el doble de la dosis que le toca por peso. No tiene efectos secundarios y, como comentábamos al principio, podemos darle si es necesario además una dosis baja de Calmosedán en el momento más crítico de la noche y en casos extremos ya que no son incompatibles…

Artículo de +vidavet.